domingo, 2 de septiembre de 2018

La cresta norteamericana “con sabor caribeño” vuelve a nuestra Liga


Hacía varias temporadas que no veíamos a un jugador de la Liga Española luciendo cresta, un corte de cabello que consiste en rasurar ambos lados de la cabeza dejando una franja de pelo notablemente más larga en la zona craneal, un estilo llamado mohawk o mohicano que se hizo común en las jóvenes subculturas punk en Estados Unidos a comienzo de la década de los años ochenta. Hay que remontarse a 2011, con Mauricio Pochettino en el banquillo de Cornellá-El Prat, para recordar el pelo del delantero francés de origen congoleño, Thievy Guivane Bifouma, que vistió además de la camiseta del RCD Espanyol, la de la UD Almería y el Granada CF, y que se caracterizó por lucir siempre una cuidada y prominente cresta. Es cierto que no ha sido el último futbolista que saltó a un terreno de juego de Primera División con ese llamativo peinado. Basta hacer un repaso rápido a la hemeroteca para ver imágenes de Cristiano Ronaldo, Neymar Jr o Antoine Griezmann con cortes de pelo mohawk pero en todos esos casos fueron estilismos efímeros.



Este año vuelve la cresta a la Liga y lo hace además de la mano –mejor dicho, de la cabeza- de Arturo Vidal, uno de los fichajes estrella del FC Barcelona. El futbolista chileno lleva tiempo cuidando un peinado tan característico de su figura como sus tatuajes. Recientemente leí un reportaje en el que hablaba que su peluquero de confianza es Jota Master Barber, un compatriota chileno a quien llama cada vez que visita su país para que le corte el pelo.
De momento no hemos tenido aún ningún cliente que viniera demandando imitar el estilo de Arturo Vidal pero no es de descartar que pronto empecemos a ver por las calles a jóvenes luciendo una estética mohawk o mohicano. A nadie se le escapa que los futbolistas son los nuevos líderes difusores del siglo XXI a quienes la juventud imita e idolatra. La moda es como un virus que se propaga por una minoría y termina por ser adoptado por la mayoría.

Es cierto que al referirnos a un corte tan transgresor y atrevido es probable que no acabe de calar entre muchos jóvenes aficionados al fútbol pero las formas y dibujos que se realizan sobre el cuero cabelludo con el mismo pelo generando una diferencia con la cantidad de cabello entre una zona y otra de la cabeza para así trazar formas está más de moda que nunca y Arturo Vidal es un buen ejemplo de ello. Es difícil describir con exactitud el look del chileno: cráneo rapado en tres velocidades, es decir, al cero de las orejas hasta la mitad de la cabeza, luego un corte al uno y rematado con una cresta jalonada con dos marcadas líneas a ambos lados.


Habrá que ver qué futbolistas marcan tendencia en la Liga Española este año. Hoy en día, gracias a las redes sociales, su impacto y difusión es mucho mayor. Sea como sea, sí podemos decir que la cresta ha vuelto a la Liga.












Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com




martes, 13 de febrero de 2018

Zidane vs. Emery, el técnico ponderado frente al nervio puro

Análisis piscoestético de los entrenadores del Real Madrid y el PSG, rivales en los octavos final de la Champions League



Uno es francés y está al frente de un equipo español, otro es español y está al frente de un equipo francés. Zinedine Zidane y Unai Emery se verán las caras en los octavos de final de la Champions League. El partido de ida, en el Santiago Bernabéu el 14 de febrero, día de San Valentín, el de vuelta, en la ciudad del amor, en París, el 6 de marzo. Real Madrid y París Saint-Germain (PSG) disputarán una de las eliminatorias más atractivas de la competición.



Los madrileños presumen de ser el único club que ha logrado dos Champions League consecutivas desde que el torneo se disputa con el actual formato, la última la temporada pasada, y además nadie tiene en sus vitrinas doce ‘orejonas’. Los franceses, inéditos en el palmarés del mejor torneo de clubes de fútbol del mundo, afrontan la eliminatoria después de reforzar al equipo este verano con Neymar Jr, el fichaje más caro de la historia, y con Kylian Mbappé, la segunda operación más onerosa de todos los tiempos.



Las miradas se centrarán en lo que ocurra sobre el terreno de juego pero también viviremos un duelo en las áreas técnicas. Desde el punto de vista deportivo, el técnico español, al frente de uno de los equipos más potentes y caros de la historia del fútbol, no tiene buenos recuerdos de su presencia en el Bernabéu. De hecho, jamás ha logrado la victoria: diez partidos, nueve derrotas y sólo un empate. Sin embargo, el equipo que dirige actualmente siempre eliminó al Real Madrid en eliminatorias europeas aunque en su último enfrentamiento, en la fase de grupos de la Champions de 2015, los madridistas ganaron por la mínima en su feudo e igualaron sin goles en París.



Desde el punto de vista psicoestético, sí hay algunas diferencias. Zinedine Zidane podríamos decir que es el técnico ponderado. De Unai Emery que es el míster del nervio puro. Ambos lucen una percha inmaculada. Su planta, superan el metro ochenta de estatura, y su porte, conservan el cuerpo atlético de su pasado como futbolistas, combinan con el carácter propio de cada uno. El entrenador del Real Madrid actúa siempre de manera equilibrada, sin exageraciones ni apasionamiento. El técnico del PSG es todo expresividad, especialmente cuando el balón empieza a rodar.



Emery, sólo siete meses mayor que Zidane, de nariz aguileña y gesto serio, acostumbra a moldear con gomina o cera su excelente cabellera. Raya en medio o peinado hacia atrás, su figura, expresividad y vestimenta irradian en él una imagen de gran triunfador. El técnico francés, de rostro redondo y semblante más risueño, es de esos varones a quienes la calva le refuerza su personalidad y le aporta un aire seductor. Elegante a la hora de vestir, aparta la ropa de sport cuando se sienta en el banquillo donde es inusual no verle con corbata y una abrigo tres cuartos de paño negro. Zidane es, sin lugar a duda, el mejor ejemplo de una Imagen Personal Impulsora (IPI) de ahí que varias firmas de moda le hayan elegido como modelo.



Ahora sólo falta ver a quién veremos sonreír la noche del 6 de marzo, una foto que quedará para el recuerdo y marcará el futuro profesional de cada uno aunque a ambos los seguiremos viendo en el área técnica con su particular estilo: ponderado vs. el nervio puro.











Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com



viernes, 2 de febrero de 2018

El derbi de los banquillos, de los ‘Antonios’ a Anquela y ‘el Pipo’


Más de 464 millones de segundos, más de 7,7 millones de minutos, casi 130.000 horas, 5.377 días. Ese es el tiempo que ha transcurrido desde que el Real Oviedo y el Real Sporting se enfrentaron por última vez en el Carlos Tartiere. Casi 15 años después el reloj se volverá a parar y durante 90 minutos la “Asturias futbolera” estará pendiente de lo que acontezca sobre el terreno de juego, en los banquillos y en las gradas. El derbi soñado, la gran fiesta del fútbol regional ya está aquí.


Mucho han cambiado las cosas desde el 18 de mayo de 2003 cuando el Oviedo se impuso por dos goles a uno al Sporting. Los ‘Antonios’Rivas en el banquillo azul y Maceda en el rojiblanco- capeaban como podían una temporada para olvidar. Durante esta larga travesía en la que los equipos más representativos de Asturias no se han vuelto a cruzar en sus caminos hemos visto muchas caras diferentes en los banquillos. Por el del Oviedo han pasado quince entrenadores, por el del Sporting diez.


Ahora, frente a frente, estarán Juan Antonio Anquela (Linares, 1957) y Rubén ‘el Pipo’ Baraja (Valladolid, 1975). En aquel mayo de 2003 Anquela dirigía al Real Jaén y ‘el Pipo’ completaba su tercera temporada como centrocampista en el Valencia Club de Fútbol. Hoy son ellos la imagen en los banquillos del Oviedo y el Sporting. Ambos con una larga trayectoria ligada al fútbol. El de Linares acumula más de dos décadas como entrenador, profesión que empezó a desempeñar tras 17 años de futbolista, y que le ha supuesto el sobrenombre de ‘Anquelotti’. ‘El Pipo’, también con 17 temporadas de experiencia como futbolista, etapa en la que ganó dos Ligas, una Copa del Rey, una Copa de la UEFA, una Supercopa de Europa, un subcampeonato de la Champions League y participó en el Mundial de Corea y Japón y en la Eurocopa de 2004 en Portugal, lleva cinco años al frente de distintos banquillos.


En todo este tiempo he tenido la fortuna de atender a los dos. Al ‘Pipo’ durante las concentraciones con la Selección Española de Fútbol, a Anquela recientemente tras visitar nuestro salón. Ambos han demostrado que a pesar de que no les preocupa la moda sí buscan singularizarse con naturalidad. Anquela: humilde, discreto, educado, sencillo y cercano. La experiencia hace que no despegue los pies del suelo y basta escucharle para saber que realismo y sentido común son dos de los mensajes que transmite a diario a sus futbolistas. Su pelo lacio y fino, en ocasiones optó por llevarlo bastante corto, aunque dada su fisonomía le favorece tenerlo más largo, como luce ahora. Detallista a la hora de elegir gafas, últimamente acostumbra a utilizar unas de montura moderna que dulcifican su rostro y le aportan un aire intelectual.


‘El Pipo’: tranquilo, pausado y de mirada fija muestra un estilo muy similar al de su etapa como futbolista. De cabello rizado, emplea un gel fijador, cera o crema para moldear el peinado de un cabello siempre degradado y actualizado que le singulariza. A veces combina su imagen capilar con una barba cuidada de varios días que encaja a la perfección con su forma de vestir; moderna y cómoda.




El 4 de febrero únicamente tendrán el espacio delimitado a los entrenadores en la banda para moverse y tratar desde allí de dirigir las ‘piezas’ sobre el terreno de juego para alcanzar la victoria. Estoy convencido de que no pararán un solo instante mientras prácticamente toda Asturias estará paralizada para ver lo que acontece. Las gradas serán un clamor. Las dos aficiones más ejemplares de España podrán demostrar su señorío, lealtad a unos colores y enseñar al mundo que la rivalidad bien entendida y la deportividad en todos los sentidos son señas de identidad de una región que lleva mucho tiempo soñando con espectáculos así. Ojalá que no tengamos que esperar tantos días como esta última vez para volver a vivirlo, disfrutarlo y que sea en Primera. Mucha suerte a ambos.  












Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com




martes, 30 de enero de 2018

El glamour se asienta en los banquillos de la Champions (2ª parte)

Análisis piscoestético de los entrenadores de los 16 equipos que tratarán de conquistar la Champions League 2018



Senol Günes (Besiktas)
En 2002 logró como seleccionador la mejor clasificación de la historia de Turquía en un Mundial al finalizar en tercer lugar. Ahora tiene ante sí el reto de obtener el mejor resultado de la historia del club del barrio de Besiktas de Estambul en una competición europea. De gesto sobrio y fuerte expresividad, Senol halla en su cabellera un complemento para rubricar su firmeza y seguridad.


Jurgen Klopp (Liverpool)
Su trayectoria como entrenador se limita a dirigir durante siete temporadas al Mainz 05 alemán, otras siete temporadas al Borussia Dortmund, donde adquirió fama mundial, y ahora cumple su tercera temporada al frente del Liverpool. Su amplia sonrisa, su magnífica y cuidada cabellera, unas gafas modernas, su barba recortada de ocho días y sus complementos a la hora de vestir, vigorizan sus actitudes de técnico triunfador. Todo un símbolo.


Antonio Conte (Chelsea)
Desde 2014 ostenta el récord de puntos (102) en una temporada de las grandes ligas del viejo continente. Fue con la Juventus de Turín, equipo que aquel año ganó todos los partidos que disputó como local. De magnífica cabellera, es carismático y desprende un glamour especial que potencia su corte de pelo y su peinado, cuidadosamente estudiado y desenfadado. Es de los que emplean la máxima que el mejor peine son sus propios dedos. Un espejo de lo que es la figura de gentleman italiano triunfador.


José Mourinho (Manchester United)
Es el único entrenador del mundo que puede presumir de haber ganado los títulos de liga en España, Portugal, Inglaterra e Italia. Sus gestos y su expresividad denotan que es un técnico carismático que exige disciplina. De cabellera blanca muy cuidada y de figura deportiva, le convierten en un entrenador rompedor y, en ocasiones, provocador. Es único.


Vincenzo Montella (Sevilla FC)
La moda italiana impera en la Champions. Ningún otro país tiene cuatro entrenadores entre los 16 mejores equipos del mundo. Acaba de ser contratado por el Sevilla para tratar de mantener los éxitos obtenidos por el club hispalense en las últimas temporadas. De Imagen Personal Impulsora (IPI) habrá que ver cómo aterriza en Nervión el l’aeroplanino –el pequeño avión- como le conocen en su país de origen por su estatura y cómo celebraba los goles en su época de futbolista.


Paulo Fonseca (Shakhtar Donetsk)
Nacido en la antigua colonia portuguesa de Mozambique, luce un cabello cuidado y un peinado clásico en perfecta sintonía y armonía con su joven imagen personal de técnico vanguardista.


Mauricio Pochettino (Tottenham)
Obtuvo el carnet de entrenador en 2008 e hizo sus primeras prácticas como tercer entrenador del equipo femenino del RCD Espanyol de Barcelona, club en el que debutó al año siguiente como técnico de la primera plantilla. Lleva tres temporadas al frente de los Spurs donde ha consagrado su gran proyección irradiando una figura psicoestética plagada de gestos apolíneos y saber estar.


Eusebio di Francesco (Roma)
Su primera temporada al frente del banquillo de la Roma está siendo todo un éxito. Clasificado para octavos de final como primero de su grupo, por delante del Chelsea y el Atlético de Madrid, vive cada segundo de los partidos con el temperamento propio de los italianos y con el entusiasmo contagioso de líder victoriano. Su figura y su estilismo le dotan de una Imagen Personal de la que a buen seguro leeremos mucho en los próximos años.











Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

martes, 23 de enero de 2018

El glamour se asienta en los banquillos de la Champions (1ª parte)

Análisis piscoestético de los entrenadores de los 16 equipos que tratarán de conquistar la Champions League 2018


Todos son ex futbolistas ahora a cargo de los 16 equipos que se disputarán este año la Champions League. Desde el área técnica en los estadios, en ruedas de prensa o en los entrenamientos, su imagen representa a los clubes de fútbol más poderosos de Europa. Cada vez más protagonistas, cada temporada más vigilados, han llevado el glamour de la competición a los banquillos. En este artículo analizo desde el punto de vista psicoestético la figura de los técnicos.


Jupp Heynckes (Bayern de Munich)
A sus 72 años es el más veterano. Apodado por la prensa de su país como Osram, en referencia a un fabricante alemán de la industria de la iluminación debido a que su cara se enrojece visiblemente cuando está estresado, sus canas se asocian a la experiencia. De cabello blanco como la nieve, cuidado con esmero, infunde en su rostro una imagen seria y carismática, muy acorde al club que ahora dirige.


Sergio Conceiçao (Oporto)
Tiene ante sí el reto más importante de su carrera como entrenador. De corte y peinado muy actuales que acentúan la fuerza sugestiva de su mirada, disimula los pómulos con una barba cuidada que denota audacia y rigor.



Zinedine Zidane (Real Madrid)
Técnico ponderado, es decir, que actúa de manera equilibrada y mesurada, sin exageraciones ni apasionamiento y eso que es el único que puede presumir de haber logrado dos Champions League consecutivas con el mismo club desde que la competición se disputa con el actual formato. Su calva, de gran personalidad y seductora, su elegancia a la hora de vestir y su figura refuerzan el mejor ejemplo de una Imagen Personal Impulsora (IPI).


Unai Emery (PSG)
Dirige al único equipo francés que jamás ha descendido y al club que ostenta el traspaso más caro de la historia del fútbol, el fichaje de Neymar procedente del FC Barcelona. De excelente cabellera, suele moldear su peinado con cera. Su figura, expresividad, vestimenta y gestos irradian en este joven técnico español una imagen de gran triunfador.


Massimiliano Allegri (Juventus)
Lleva ganando tres títulos de la Serie A italiana y otras tantas Copas de Italia de manera consecutiva con la Vecchia Signora, como se conoce a este laureado equipo de Turín. Es el prototipo de estilo italiano que refuerza con la concordancia de la elegancia y el buen vestir. Su temple, señorío, corte de cabello y peinado le singularizan.


Ernesto Valverde (FC Barcelona)
Extremeño de nacimiento, vitoriano de adopción, pronto le bautizaron como el txingurri, hormiga en euskera, es un ídolo en Grecia, país donde conquistó como entrenador del Olimpiacos tres Superligas. Al frente del FC Barcelona, donde llegó este año, ha igualado el mejor inicio de la historia del club en la Liga, ganando nueve de los diez primeros partidos. Sobrio y elegante, no se preocupa por las modas sino que sigue su espontaneidad y naturalidad.


Pep Guardiola (Manchester City)
En 2009 se convirtió en el primer entrenador del mundo en conseguir seis títulos oficiales en un mismo año. Fue con el FC Barcelona. Desde hace dos temporadas dirige al equipo citizen. Además de una figura apolínea, es uno de los precursores de esa imagen personal de técnico europeo vanguardista que combina la figura, con un vestir elegante, una barba cuidada y su cabello rapado.


Raphaël Wicky (FC Basilea)
Es el más joven de los dieciséis y quizá el más desconocido aunque su nombre se asocia al club de los entrenadores ‘más guapos’ del viejo continente. Con sólo 40 años presenta un corte de cabello actual, sus gafas le aportan una aureola de intelectualidad que combina con maestría una cuidada barba de tres días y un vestido de sport que encaja a la perfección con todo su estilo.




...










Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cuando las canas aparecen antes de colgar las botas




‘Penna bianca’. Así es como apodaron los tifosi de la Juventus de Turín a Fabrizio Ravanelli, un espigado delantero centro italiano que se hizo famoso en la década de los noventa. Internacional por la ‘azzurra’, sus canas le popularizaron -de ahí el mote- y también por ser el primero en esquivar la tarjeta amarilla al quitarse la camiseta para celebrar un gol levantándose la elástica de la Vecchia Signora por encima de la cabeza y echar a correr hacia la grada. Su celebración aún es imitada por jugadores de todo el mundo y sus canas, por supuesto, también son recordadas.



No hace falta remontarse al siglo pasado para comprobar que el pelo cano sigue presente en los terrenos de juego. Basta con fijarse en el mago de Fuentealbilla, Andrés Iniesta, en el holandés Van Persie o en el francés Jeremy Toulalan, a quienes también han empezado a peinar canas antes de colgar las botas.



Estamos ante un fenómeno natural que nada tiene que ver con la cabellera blanca que luce actualmente Robert Lewandowski, el delantero polaco del Bayern de Munich, o con la que se presentaron Neymar Junior y Leo Messi al principio de la pasada temporada. Eso es cuestión del color, tintes, como antaño Santi Cañizares, de quien siempre dije que recurría a una de las mejores tinturistas para conseguir ese blanco platino perfecto.
Cuando hablo de las canas, invariablemente he comparado a mis compañeros peluqueros con los diplomáticos. Así lo plasmo en el libro ‘Cómo triunfar en la era de la imagen. Claves psicoestéticas para el siglo XXI’. No es que tengamos que resolver problemas que surgen en las altas esferas pero sí debemos encargarnos del cuidado de otros: los que aparecen por encima de nuestro cuello, en especial, la canicie. ¿Son síntoma de vejez o de belleza madura?



Está claro que los futbolistas anteriormente citados lucen con naturalidad ese blanqueamiento progresivo de su pelo pero, ¿qué hacemos si alguno se preocupa? Detectar el origen es el primer paso para poder ofrecer una respuesta. El estrés, el entorno, el trabajo… son factores que afectan al cabello y pueden provocar la rápida aparición de canas. Tenemos dos claros ejemplos muy recientes y por todos conocidos. ¿Recuerdan el cabello de Barack Obama cuando llegó a la Casa Blanca? En ocho años pasó de no tener una sola cana a ver cómo su cabellera se poblaba de pelos blancos. Lo mismo le ocurrió a Luis Enrique. Dos temporadas en el banquillo del FC Barcelona le generaron un avance de las canas que cubrieron el 75 por ciento de su cabello.



Tampoco podemos obviar, claro está, el componente hereditario. Según estudios realizados por diferentes laboratorios, aparecen por la falta de actividad de la tirosinasa en los melanocitos del pelo. A partir de ahí hay infinidad de soluciones para devolver al pelo su anterior color, aunque nos referimos a productos que tienen un cierto periodo de caducidad.


Quienes rehúyan de estos tratamientos deben tener en cuenta que entre los hombres más atractivos del mundo siempre se encuentran algunos de pelo blanco, es decir, caballeros con una imagen personal impulsora (IPI). Podemos citar a George Clooney o Richard Gere y, si regresamos al mundo del fútbol, a Favio Cannavaro o a Michel, actual entrenador del Málaga Club de Fútbol. Ya se sabe, la cana es bella.



Artículo correspondiente a "La tijera", columna semanal del periódico La Nueva España 














Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta


PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com



miércoles, 13 de diciembre de 2017

El deporte español sigue conservando su buena imagen Nadal, Márquez o Mireia Belmonte son los mejores embajadores del país



Cuando llega esta época del año en la que uno arranca la última hoja del calendario, envía y recibe mensajes cargados de buenos deseos y esperanzas renovadas y las calles de las ciudades se pueblan de adornos navideños, es costumbre echar la mirada atrás y hacer balance del ejercicio. Quienes me conocen saben de mi afición al deporte y de mi pasión por la psicoestética y la imagen personal, oficio al que llevo dedicado más de medio siglo de vida.


En primer lugar, cabe felicitar a nuestros deportistas por mantener el nivel, seguir cosechando éxitos y conservar ese talante que los convierte en nuestros mejores embajadores en el extranjero y en ejemplos a quienes, especialmente la juventud, imita e idolatra. Es curioso constatar que el tenista Rafael Nadal es un ídolo de masas en Australia, que el golfista Sergio García es todo un referente en Inglaterra, que el jugador de baloncesto Pau Gasol es una estrella en Estados Unidos, que el motociclista Marc Márquez es admirado en Argentina o si nos fijamos en las féminas, cómo Mireia Belmonte arrastra masas cada vez que pisa Holanda, la jugadora de bádminton Carolina Marín es admirada en China, Lidia Valentín hace historia en el Mundial de Anaheim (Estados Unidos) o cómo lloraron en Alemania cuando recientemente la atleta Ruth Beitia anunció su retirada definitiva. Son sólo algunos nombres y algunos ejemplos de países, pero la repercusión mundial de las gestas de los deportistas españoles no entiende de fronteras y su fama y popularidad va más allá de una bandera.


Al talento en sus diferentes disciplinas unen esa educación y humildad propia de los verdaderos número uno. Ese carácter y esa actitud que les ha permitido repetir triunfos tras épocas más oscuras. Como decía el profesor Carles Muñoz Espinalt, padre de la psicoestética, "es ganador el hombre que después de un fracaso vuelve a la lucha; el fracasado es una persona que no ha intentado nunca nada más".


Algunos de nuestros deportistas no sólo han vuelto a la batalla sino que han logrado saborear de nuevo las mieles del triunfo sin que eso haya supuesto cambio alguno en su manera de actuar y dirigirse a sus millones de seguidores en todo el planeta. Es el caso de Rafael Nadal, quien tras perder en enero la final del Open de Australia frente al eterno Roger Federer no sólo recuperó el primer puesto en la ATP sino que se llevó en verano su décimo Roland Garros. En este capítulo no quiero dejar sin citar al gijonés Pablo Carreño. Su irrupción entre los mejores tenistas del mundo tuvo su punto álgido en el último US Open, donde rozó la hazaña y nos mantuvo en vilo hasta el último punto. Es la gran esperanza del deporte asturiano y confío y espero que pronto sea una realidad si es que no lo es ya. Tampoco puedo olvidarme de Julen Lopetegui, el actual seleccionador nacional de fútbol. Desde su llegada al banquillo, los nuestros no conocen la derrota y lograron la clasificación para el Mundial de Rusia que se disputará el próximo año con un bagaje envidiable. Tiene cantera el técnico guipuzcoano. La sub-21 se proclamó el pasado mes de junio subcampeona de Europa en Polonia dejando claro que la saga de jóvenes futbolistas promete. Y siguiendo con el fútbol, hay que mencionar al Real Madrid dirigido por Zinedine Zidane, que logró su segunda Champions League consecutiva, algo que ningún equipo hasta la fecha había logrado desde que la competición adquirió el actual formato.


También merece una mención especial Marc Márquez, que recientemente logró en Valencia su cuarto título de campeón del mundo de Moto GP. Este chico va tan rápido que a nadie le podría extrañar si dentro de unos años estamos hablando del piloto más laureado de la historia. El tiempo lo dirá, pero su eterna sonrisa delata la confianza que tiene en sí mismo y lo mucho que le gusta lo que hace, un factor fundamental para afrontar cualquier reto en la vida. El mundo del motociclismo lleva años acostumbrándonos a grandes éxitos, y además de Márquez hay que destacar al jovencísimo mallorquín Joan Mir, que logró en octubre proclamarse por primera vez campeón del mundo de Moto3.


Este 2017 también ha sido el de Sergio García, quien por fin logró coronarse en Augusta como el gran golfista que es saliendo del campo luciendo orgulloso su primera chaqueta verde y recordando, en otro gesto que le honra, a su mentor Severiano Ballesteros. En esta disciplina también se ha consolidado entre los grandes John Rahm. Nacido en Barrika, Guipúzcoa, hace 22 años, es una de las sensaciones del circuito y es probable que el próximo año lo veamos levantar algún trofeo importante si las lesiones le respetan y le acompaña esa pizca de suerte siempre necesaria.


Pero si hay algo de lo que debamos estar orgullosos y satisfechos en este 2017 es de la explosión del deporte femenino. Indudables son los triunfos a los que ya nos tienen acostumbrados Carolina Marín, bicampeona mundial y oro olímpico en bádminton, la colosal Mireia Belmonte, mejor nadadora de la historia de España, y Garbiñe Muguruza, primera española en ganar Roland Garros y Wimbledon. Pero hay más. Por equipos las nuestras están demostrando que tienen un potencial de primer nivel. La pasión de las jugadoras españolas de baloncesto no tiene límites y este verano lograron su tercer Eurobasket. El oro obtenido en Praga es la 12ª medalla en 54 años de historia, la octava en los nueve últimos europeos y la quinta consecutiva en todas las competiciones. Un recorrido memorable de un equipo legendario cuyas integrantes desconozco dónde guardan tantos metales.


Miremos hacia donde miremos está claro que la imagen del deporte español sigue siendo inmaculada gracias a todos los que enarbolan unos valores y unas conductas que son espejo a imitar por los más jóvenes, esos por los que debemos velar y a quienes tratamos de dejar un mundo mejor.
















Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta

PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com