domingo, 5 de abril de 2020

Consejos básicos para el cuidado del pelo y la barba durante el confinamiento



Van pasando las horas, los días y las semanas de manera inexorable. Para una inmensa mayoría son momentos terribles, de angustia, incertidumbre y, por qué no decirlo, miedo. Todo transcurre lentamente, como lo hace el crecimiento del pelo, a unos 0,4 milímetros de media al día, es decir, algo más de un centímetro al mes. Atrás queda ya aquel sábado 14 de marzo cuando el Gobierno decretó el estado de alarma, el confinamiento de la población y el cierre de, entre otros muchos negocios, peluquerías, salones de psicoestética e imagen personal.
Llevo días recibiendo innumerables llamadas de clientes y amigos preguntándome por algunos consejos básicos para mantener ese cabello que poco a poco ha ido cogiendo volumen, para saber cómo disimular esos contrastes que el color –el tinte- ha ido destapando, para conocer técnicas sencillas para mantener la barba e incluso alarmados porque sus hijos adolescentes han agarrado la maquinilla y han acabado con la cabeza como el Dalai Lama.
Dadas las tremendas circunstancias que nos está tocando vivir no cabe duda de que la salud es lo primero pero agradezco esas llamadas telefónicas porque vienen a reforzar mi teoría de que el hombre se aburre de verse siempre igual y busca, a través del cabello y la barba, singularizarse. En estos días de encierro en casa algunos aprovechan para probar esa nueva imagen que nunca se han atrevido a mostrar en público. Eso está bien. Dejar crecer la barba, apostar por el bigote, alargar o recortar las patillas e incluso moldear el cabello buscando peinados alejados del habitual. Y punto. Hemos visto, por ejemplo, la nueva imagen de mis amigos Íker Casillas o a Marc Bartra. Ambos compartieron en las redes sociales fotografías con sus cabezas recién rapadas. También personajes de la televisión, como Jorge Javier Vázquez, o el reputado cocinero Dabiz Muñoz, que ha dejado atrás su famosa cresta. No han sido los únicos ni serán los últimos.
A quienes estéis pensando en imitarles os diría que lo meditéis bien antes de dar el paso. Esperad. Seguro que muy pronto volveremos a abrir los salones de peluquería, psicoestética e imagen personal e igual, entonces, os arrepentís de haber acabado en cinco minutos con esas fantásticas cabelleras.


Los que me hagáis caso y aparquéis la tentación de agarrar maquinillas y tijeras recordad que lo ideal es lavarse la cabeza cada dos días empleando un champú neutro independientemente del tipo de pelo que se tenga. Es importante que lo sequemos bien con una toalla y peinarse como lo hemos hecho habitualmente. Ya se sabe, el mejor peine son los dedos de las manos.
Si el volumen empieza a ser ‘ingobernable’ y uno se ve raro y no se siente a gusto frente al espejo recomiendo, con las manos húmedas, aplicar un poco de cera o gomina y extenderla bien. Si no tenéis en casa estos artículos de cosmética masculina es preferible que antes de recurrir a uno malo optéis por coger un buen jabón, generar algo de espuma y aplicarla sutilmente por el cabello.
A quienes hacéis el color –tinte- os digo a todos lo mismo. ¡No desesperéis! Si queréis disimular la situación procurad tener el cabello ligeramente húmedo y comprobaréis que ese contraste no destaca tanto.


Si hablamos de la barba es el mejor momento para darle un descanso a la piel de la cara, es decir, aparcar la agresividad que supone el afeitado diario. Después de ese lavado de cabello en días alternos puede ser también buen momento para aplicar una única pasada con la cuchilla. Recordad el dicho: “una barba bien bañada es medio afeitada”. Humedeced el rostro con agua templada, masajead la cara y aplicad el jabón habitual que empleéis cada uno. Al finalizar, usad un aftershave hidratante, a poder ser sin alcohol.
Quienes no os atrevíais a probar a dejaros barba, tan de moda últimamente, podéis aprovechar para comprobar si os favorece y potencia vuestra imagen personal o, en cambio, la minimiza. Si ya habíais apostado por la barba antes de que se decretara el confinamiento seguid aplicando esos aceites que os aconsejamos los profesionales y lavadla a diario con agua y jabón y esmeraos en secarla concienzudamente.
Por último, además de asomaros a ventanas y balcones a las ocho de la tarde para dedicar esos merecidísimos aplausos a todo el personal sanitario, buscad esos rincones de casa donde afloren rayos de sol y, con la piel del rostro bien hidratada, exponeos directamente durante cinco o diez minutos para que el cuerpo los absorba y produzca esa vitamina D tan saludable y necesaria.
No quiero terminar estas líneas sin mandarle un fuerte abrazo y todo el ánimo del mundo a las familias que han perdido a algún ser querido. También lanzar un mensaje de aliento a quienes están luchando por recuperarse. Agradecer a todas las personas que de una u otra manera están aportando su trabajo, esfuerzo y generosidad para cuidar y atender a los convalecientes, a los que velan por el cumplimiento de las normas establecidas y a quienes facilitan que tengamos lo básico en nuestros hogares. En nombre de todo mi equipo y en el mío propio, muchísimas gracias. A todos os llevamos en nuestros pensamientos y confiamos en poder volver a reencontrarnos pronto con vosotros. Querer es casi lograr; sin querer, nada se logra.





Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com







miércoles, 26 de febrero de 2020

Estambul en la cabeza


 

El próximo 30 de mayo el Atatürk Olimpiyat Stadi de Estambul albergará la final de la Champions League, la competición de clubes más prestigiosa del mundo. La antigua Bizancio y después Constantinopla es a día de hoy la ciudad más poblada de Turquía, superando los quince millones de habitantes, y varias zonas históricas de la urbe están declaradas Patrimonio de la Humanidad. El Gran Bazar, el Museo de Santa Sofía, mezquitas, iglesias, palacios, el puente del Bósforo… la ciudad es un crisol de culturas y ofrece infinidad de atractivos para visitarla. Sin embargo, ninguno ha tenido la suficiente ‘fuerza’ como para que los creativos publicitarios se agarraran a ellos para promocionar la cita futbolística más esperada de cada temporada.
Movistar Plus, el operador de televisión que tiene adquiridos los derechos de esta competición en nuestro país, acaba de iniciar una sorprendente campaña de publicidad bajo el lema ‘Estambul en la cabeza’. Este eslogan, buscando un juego de palabras y un doble sentido, les ha permitido hacer algunas recreaciones empleando la figura de personajes famosos calvos, desde Julio Maldonado ‘Maldini’, comentarista de esa casa, hasta los entrenadores Pep Guardiola o Zinedine Zidane. ¿El motivo?
A nadie se le escapa que en los últimos años muchos hombres con problemas de calvicie han viajado al país otomano atraídos por jugosas ofertas de clínicas que ofrecen injertos de pelo a precios más económicos que en España. A saber: injerto de pelo, viaje y noches de hotel incluidas, todo por entre dos mil y tres mil euros. Soluciones capilares que algunos han llamado de bajo coste –en nuestro país rara vez bajan de los seis mil euros- que han convertido a Estambul en El Dorado para los calvos. De hecho conozco en primera persona a varios que han recurrido a esos servicios y he de reconocer que en la mayoría de los casos han vuelto satisfechos con el resultado.


Ellos forman parte de los más de 400.00 viajeros que en 2018 pusieron rumbo a Estambul para hacerse un injerto capilar, según las cifras que maneja el Organismo de Relaciones Económicas Exteriores de Turquía.
No obstante, jamás he recomendado a nadie los servicios de las más de 350 clínicas especializadas de Estambul –porque en España disponemos de excelentes proesionales-. No digo que en Turquía no ofrezcan garantías, que seguro que sí, sino por las consecuencias que podría tener cualquier anomalía posterior a esas intervenciones de entre seis y ocho horas de duración para colocar alrededor de cuatro o cinco mil cabellos. Es cierto que en Turquía tienen todo bien medido y pautado. Previamente al viaje, el paciente es atendido en varias consultas por correo electrónico o videoconferencia para evaluar su alopecia. Ya en destino es acompañado por un traductor hasta el momento de la operación a cargo un cirujano. Pero… ¿qué pasa con el seguimiento postquirúrgico? ¿Qué ocurre si al volver a casa aparece algún problema? ¿Y si surgen dolores, picores, heridas, hinchazones, foliculitis o alguna zona no queda como esperamos?
A principios de octubre del pasado año tuve la oportunidad de asistir a una conferencia que impartió el doctor Levent Acar en el Club de Prensa de LA NUEVA ESPAÑA en la que estuvo acompañado por el doctor italiano Roberto Capomazza, otro reconocido especialista en implantes, y el peluquero asturiano César Falcón. Al doctor Levent Acar, establecido en Estambul donde dirige una clínica con más de una veintena de profesionales a su cargo y por la que pasan al año 150.000 pacientes con problemas de calvicie, le trasladé esas mismas preguntas. El doctor me reconoció que son conscientes de esos casos que suponen una ‘debilidad’ para sus intereses internacionales y me adelantó que próximamente empezarán a abrir delegaciones en las principales capitales de Europa para poder realizar un seguimiento a sus pacientes.
Que a nadie le sorprenda si próximamente empezamos a ver anuncios de clínicas capitales de Estambul que ofrecen su habitual ‘pack’ más entrada a la final. La pasión turca entendida de otra manera…











Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com


miércoles, 22 de mayo de 2019

Los siete candidatos a presidir el Gobierno de Asturias, frente al espejo


Análisis psicoestético de los candidatos de los principales partidos políticos a las elecciones del próximo domingo 26 de mayo en Asturias


Faltan unos días para la celebración de unas nuevas elecciones autonómicas en Asturias y los candidatos de los principales partidos multiplican su presencia en diferentes actos con el objetivo de difundir sus ideas, propuestas y proyectos para captar el voto. Es el momento en el que más expuestos están ante la sociedad que además de escuchar también evalúa y enjuicia su imagen. En este artículo analizo la mirada, el habla, el gesto, el vestido, el peinado y la capacidad de expresión de cada uno de ellos desde un punto de vista psicoestético. Como decía el profesor Carles Muñoz Espinalt: “un éxito es un fracaso si no se refleja en el semblante del triunfador”.


Adrián Barbón Rodríguez (Partido Socialista)
Recientemente empezó a padecer un cierto grado de alopecia y es cierto que luce su escaso cabello de forma actual y en línea con las nuevas tendencias pero tal vez con un excesivo rapado en las zonas parietales y temporales. Se sumó hace tiempo a la moda de lucir barba, que mejoraría si la remarcara para estilizar el cuello proyectando así una imagen de mayor equilibrio y armonía. Acostumbra a vestir de sport, con ropa sencilla y cómoda, aunque observo que poco a poco va ampliando el armario consciente de la importancia del cargo que representa.


María Teresa Mallada de Castro (Partido Popular)
De amplia sonrisa, personalidad cercana y cuidado vestido, luce un magnífico cabello que le permite variar cortes y peinados singularizando su figura, aportando un aire psicoestético positivo y proyectando una figura enérgica, moderna y actual. Es evidente que la apretada agenda de estas semanas le ha impedido mantener esos peinados tan dinámicos pero intuyo que sabe y aplica la teoría que defiende que quien cuida su imagen, demuestra creer en sí mismo.


Lorena Gil Álvarez (Unidas Podemos)
Cumple con el estereotipo de la nueva y preparadísima generación de representantes políticas. De estilo europeísta, rehúye del maquillaje, apuesta por un peinado natural y una vestimenta en la que prima la comodidad sobre la moda. Diría que su estilo es similar al de referentes de su misma corriente ideológica como Ada Colau, Ione Belarra o Tania Sánchez y quizás adolezca de cierta empatía por no mostrar una imagen más risueña y un timbre de voz más fuerte.


Juan Vázquez García (Ciudadanos)
Su amplia sonrisa lo abarca casi todo convirtiendo esa zona del rostro en la más representativa. El peinado a raya y sus gafas, le acentúan esa aureola de intelectualidad que irradia. Acostumbra a llevar las manos en los bolsillos, un gesto que debería tratar de corregir ya que oculta así una de las partes más expresivas del cuerpo. Lograría mayor cercanía si enfatizara con más fuerza su universitario lenguaje. No debemos olvidar que la vitalidad se logra con una mirada vivaz, un tono de voz vibrante y claro y un porte armonioso.


Ignacio Blanco Urizar (VOX)
Luce una buena percha propia de una persona que se ve que practica deporte con regularidad. Cuida su vestuario y elije con acierto los complementos, como las gafas, que potencian su personalidad. De corte de pelo y barba actualizados, apuesta por peinarse hacia atrás, un estilo que no le favorece tanto por su acusada frente y que mejoraría si ladeara el peinado para dulcificar su semblante y estética personal. Tal vez en la expresividad denota cierta seriedad y distancia. Armonizar lo que decimos con la mirada y la sonrisa es la mejor técnica para persuadir y el mejor camino para inspirar confianza. 


Carmen Moriyón Entrialgo (Foro)
Acostumbra a comportarse como una brillante doctora, es decir, con sencillez, cercanía y espontaneidad. Observo que no le preocupa en exceso su imagen y estética personal. De corte de cabello y peinado fijos, viste con corrección y elegancia pero sin salirse de unas pautas muy clásicas. No debería olvidar que actualizarse es rejuvenecerse y que cabello, figura e imagen personal tienen que coordinarse para convencer y seducir ya que estamos inmersos en la era de la imagocracia, es decir, el poder de la imagen que se apodera de casi todo.

Ángela Vallina de la Noval (Izquierda Unida)
Coordina de forma brillante su imagen personal con el peinado, la figura, el vestido y la expresividad. Aunque no lo exterioriza, cuida su cabello y sus incipientes arrugas porque sabe que hoy se maquillan y que lo más importante es que no nos salgan en el alma. De semblante risueño y amable, quizá su punto débil sea la oratoria, con un tono de voz bajo y grave que aleja el mensaje del oído del otro interlocutor.










Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta




PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com



martes, 30 de abril de 2019

Los cinco principales candidatos, frente al espejo





El político, antes que convencer, tiene que seducir, de ahí la importancia de una buena imagen asociada a la seriedad y el poder


Una buena imagen está asociada a la eficiencia y esta, a su vez, se relaciona con la calidad, la seriedad y el poder. Pasados los debates de televisión de los cuatro líderes de los principales partidos políticos que concurrirán a las elecciones del domingo (Vox no participó por dictamen de la Junta Electoral), muchos analistas se apresuran a medir las palabras, los gestos y el vestido de los protagonistas en un casting a la telegenia, la proximidad y la empatía. Independientemente de esas opiniones y de los programas electorales, repaso desde el punto de vista psicoestético el peinado, el vestido, la figura y la personalidad de Pedro Sánchez, Pablo Casado, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Santiago Abascal, no sin antes recalcar que el político, además de convencer, tiene que seducir.



Pedro Sánchez Pérez-Castejón (PSOE).
En estos escasos diez meses de mandato ha visto cómo su cabello blanqueaba, especialmente en la zona frontal, en los temporales y parietales, en una clara reacción capilar al estrés y la responsabilidad que supone el cargo. Líder de los socialistas desde 2017, durante los debates se le vio crispado y en ocasiones nervioso, algo lógico teniendo en cuenta que, según los expertos, era el que más tenía que perder. De vestimenta impecable y buena percha -fue jugador de baloncesto-, mostró una imagen algo altanera.



Pablo Casado Blanco (PP).
 Es el más joven del quinteto de aspirantes a presidir el Gobierno de España. Coordina con rectitud la capacidad de expresión, el corte de cabello, el peinado, la mirada, el habla, los gestos y el vestido. Quizá se le demande más serenidad y aplomo a la hora de defender las ideas del partido que representa y, en ocasiones, peca de mantener esa sonrisa permanente que le acompaña.



Pablo Iglesias Turrión (Unidas Podemos).
Desde su irrupción como figura pública ha mantenido una imagen similar. Su cabellera sansoniana le pudo servir como apoyo en los inicios, pero con el paso del tiempo se ha convertido en un estorbo. Su barba y coleta desaliñadas denotan una imagen impropia de quien aspira a un cargo de semejante responsabilidad dejando en el aire una incógnita: si alguien no se cuida, ¿puede cuidar de los demás? Es el único que huye del traje y la corbata, presume de comprar su ropa en Alcampo aunque en el segundo de los debates lució un jersey de la marca 198, que se vende por internet a 39,99 euros y que, al concluir, se convirtió en uno de los temas más comentados.



Albert Rivera Díaz (Ciudadanos).
Desde el primer día ha mostrado una imagen cuidada y moderna tratando de resaltar el dinamismo, la decisión y la empatía que pretende transmitir al electorado. A pesar de ser un político con una buena proyección, le falta cierto aplomo y serenidad a la hora de expresarse o dirigirse a sus rivales políticos. De gestos alterados, a veces incluso denotan inseguridad. Conserva una buena percha propia del gran nadador que fue durante su juventud, llegando en dos ocasiones a ser campeón de Cataluña en estilo braza.



Santiago Abascal Conde (Vox).
Atrás queda la media melena que lució durante un tiempo para apostar por un corte y un peinado de raya a un lado degradado en nuca y temporales, tan de moda hoy. Quizá no debería hacerlo tan corto en esas dos zonas para armonizarlo con esa barba cuidada de la que afloran las primeras canas, símbolo de madurez y experiencia. De amplio armario, combina perfectamente las prendas en función de la ocasión que se presente. Su punto más débil es la oratoria, a veces atropellada y con una dicción que hace difícil entenderle.















Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta


PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com



lunes, 28 de enero de 2019

ESTE PAÍS NOS TRAE DE CABEZA


Quienes ostentan un cargo de responsabilidad son más proclives a que les salgan canas e incluso a sufrir una caída del cabello a consecuencia del estrés


No han pasado ni ocho meses desde que Pedro Sánchez accediera a la Presidencia del Gobierno de España tras el triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy. De pelo preponderantemente negro, se presentó en el hemiciclo aquel 1 de junio del pasado año firme y seguro, pero los sobresaltos, las tensiones y los embrollos políticos que le han sobrevolado en este corto espacio de tiempo han provocado que entre el cabello del actual Presidente empiecen a asomar unos reflejos grises típicos de las primeras canas. El suyo no es un caso aislado. Quienes ostentan un cargo de responsabilidad, como consecuencia del estrés, son más proclives a la calvicie e incluso a sufrir pérdida de pelo.


Siempre pongo el ejemplo de Barack Obama, expresidente de Estados Unidos. En los ocho años de mandato pasó de tener una cabellera negra a empezar a blanquear sus sienes y acabar con el pelo casi totalmente blanco. Similar evolución experimentó su homólogo francés Nicolas Sarkozy. Cuando llegó al Elíseo en 2007, con 52 años, no presentaba ni una cana. Cinco años después abandonó la dirección de la República con el pelo plateado.


Lo mismo le está ocurriendo a Su Majestad el Rey Felipe VI tras acceder al trono, y más recientemente están siendo noticia las canas de su esposa, la Reina Letizia. En sus últimas apariciones públicas han llamado la atención las primeras canas de la ovetense y hay quien sugiere que seremos testigo de cómo su melena va mutando a gris. Doña Letizia hace tiempo que ha dicho adiós a las mechas "balayage" y se ha apuntado a la moda "granny hair". Ya se conoce el dicho: la cana es bella. Y si hablamos de asturianos no puedo dejar de citar al actual seleccionador nacional de fútbol. En su etapa de entrenador del Barcelona, a Luis Enrique se le multiplicaron las canas. Fueron poco más de mil días al frente del club y a pesar de sus éxitos -logró nueve de los trece títulos posibles- la tensión del cargo quedó reflejada en su cabello.

"El estrés no es causa per se de la canicie, la apoptosis prematura por estrés oxidativo podría explicar en parte por qué en situaciones de mayor estrés mantenido puede acelerarse la aparición de canas", leí al doctor Martín Gorgojo, jefe de la Unidad de Salud Capilar de la Clínica Dermatológica Internacional.

Volviendo al presidente del Gobierno, es cierto que sus canas podrían entrar dentro de la "normalidad", ya que forman parte del proceso de envejecimiento del cabello. Pedro Sánchez tiene 46 años, edad en la que muchos hombres comienzan a ver blanquear su cabello, pero si nos ceñimos a la herencia genética basta ver a su padre, con una cabellera negra como el carbón, para darse cuenta de que algo está pasando en los pelos de su cabeza.


Cuando hablo de las canas, invariablemente he comparado a mis compañeros peluqueros con los diplomáticos. Así lo plasmo en el libro "Cómo triunfar en la era de la imagen. Claves psicoestéticas para el siglo XXI". No es que tengamos que resolver problemas que surgen en las altas esferas, pero sí debemos encargarnos del cuidado de otros: los que aparecen por encima de nuestro cuello, en especial la canicie. ¿Son síntoma de vejez o de belleza madura?

Está claro que las personas citadas anteriormente lucen con naturalidad ese blanqueamiento progresivo de su pelo, pero ¿qué hacemos si alguno se preocupa? Detectar el origen es el primer paso para poder ofrecer una respuesta. Según estudios realizados por diferentes laboratorios, aparecen por la falta de actividad de la tirosinasa en los melanocitos del pelo. El estrés, el entorno, el trabajo? son factores que afectan al cabello y pueden provocar la rápida aparición de canas e incluso la pérdida de cabello. Da la impresión de que este país nos trae de cabeza.




Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta











PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com


miércoles, 26 de septiembre de 2018

Julen Lopetegui: clase y fuerza de líder

Al entrenador del Real Madrid se le examina con lupa más allá de sus alineaciones, tácticas y resultados.


Su llegada al banquillo del Real Madrid supuso un auténtico terremoto al anunciarse apenas 48 horas antes del inicio del pasado Mundial de Rusia. Acostumbrado a tratar de actuar con sigilo y prudencia, Julen Lopetegui se vio inmerso en una vorágine de noticias, desmentidos, descalificaciones y acusaciones como preámbulo de lo que supone ejercer el cargo de entrenador del club más laureado del mundo. Todo lo que acontece en torno al Real Madrid adquiere siempre una magnitud extraordinaria y cientos de focos enfocan cada movimiento, palabra y gesto para analizarlo al detalle; en ocasiones, sin prestar atención a las consecuencias que puede tener una interpretación errónea o una confusión interesada. El guipuzcoano Julen Lopetegui (Asteasu, 1966) sabía a lo que se enfrentaría al aceptar el desafío, no obstante lleva vinculado al fútbol de élite desde principios de la década de los años noventa, cuando debutó como portero en Primera División con la primera plantilla de la Real Madrid. Guardameta del Club Deportivo Logroñés, Fútbol Club Barcelona y Rayo Vallecano, debutó con la selección española en marzo de 1994 y ese mismo verano entró en la lista de 23 jugadores para disputar el Mundial de Estados Unidos, aunque no llegó a jugar ningún minuto en ese torneo.


Lo conocí tres años después de la cita mundialista en una concentración del combinado nacional en Bratislava, Eslovaquia. Allí fue la primera vez que coincidimos y la primera vez que tuve la oportunidad de atenderle. Recuerdo perfectamente aquel corte de pelo en el que pude comprobar con mis propias manos que el actual técnico del Real Madrid tiene un cabello tan fino que para mantener su peinado le obliga a emplear acondicionadores que, con buen criterio, se aplica a diario, imagino que empujado por su peluquero de confianza en la capital y por los consejos que en su momento también le trasladé. Desde aquella convocatoria han pasado casi 25 años, tiempo suficiente para que Julen colgara las botas e iniciara una exitosa carrera como entrenador cuyo último capítulo hasta la fecha se escribió el pasado 14 de junio cuando fue presentado como técnico del Real Madrid.  Ese día empezaron a examinarle con lupa más allá de sus alineaciones, tácticas y resultados. Me refiero a su imagen personal.


He llegado a leer titulares como que “el fichaje más urgente del Madrid es un peluquero para Julen Lopetegui”, un artículo, por cierto, escaso  de fundamentos psicoestéticos. A nadie se le escapa que el corte de cabello y el peinado del entrenador del Real Madrid es de lo más clásico. Raya natural al medio con flequillo que denota que el técnico del club blanco se lava el pelo a diario y que sigue lo imprescindible los dictados de una moda cambiante y dinámica como nunca.


Sin embargo, hay que destacar que Julen Lopetegui mantiene atención a la norma básica de la elegancia, es decir, la concordancia entre corte de cabello, vestido, figura y personalidad. Hijo de José Antonio Lopetegui “Agerre II”, famoso levantador de piedras en el País Vasco quien regentaba un asador en la planta baja del domicilio familiar donde Julen creció junto a sus dos hermanos, el entrenador del Real Madrid tendrá que acostumbrarse a que le sigan escrutando desde el peinado hasta los zapatos. Conociéndole y con esos antepasados, fuerza no le faltará para sobrellevarlo con clase, respeto y educación, la misma que le caracteriza cuando se mira al espejo.














Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

domingo, 2 de septiembre de 2018

La cresta norteamericana “con sabor caribeño” vuelve a nuestra Liga


Hacía varias temporadas que no veíamos a un jugador de la Liga Española luciendo cresta, un corte de cabello que consiste en rasurar ambos lados de la cabeza dejando una franja de pelo notablemente más larga en la zona craneal, un estilo llamado mohawk o mohicano que se hizo común en las jóvenes subculturas punk en Estados Unidos a comienzo de la década de los años ochenta. Hay que remontarse a 2011, con Mauricio Pochettino en el banquillo de Cornellá-El Prat, para recordar el pelo del delantero francés de origen congoleño, Thievy Guivane Bifouma, que vistió además de la camiseta del RCD Espanyol, la de la UD Almería y el Granada CF, y que se caracterizó por lucir siempre una cuidada y prominente cresta. Es cierto que no ha sido el último futbolista que saltó a un terreno de juego de Primera División con ese llamativo peinado. Basta hacer un repaso rápido a la hemeroteca para ver imágenes de Cristiano Ronaldo, Neymar Jr o Antoine Griezmann con cortes de pelo mohawk pero en todos esos casos fueron estilismos efímeros.



Este año vuelve la cresta a la Liga y lo hace además de la mano –mejor dicho, de la cabeza- de Arturo Vidal, uno de los fichajes estrella del FC Barcelona. El futbolista chileno lleva tiempo cuidando un peinado tan característico de su figura como sus tatuajes. Recientemente leí un reportaje en el que hablaba que su peluquero de confianza es Jota Master Barber, un compatriota chileno a quien llama cada vez que visita su país para que le corte el pelo.
De momento no hemos tenido aún ningún cliente que viniera demandando imitar el estilo de Arturo Vidal pero no es de descartar que pronto empecemos a ver por las calles a jóvenes luciendo una estética mohawk o mohicano. A nadie se le escapa que los futbolistas son los nuevos líderes difusores del siglo XXI a quienes la juventud imita e idolatra. La moda es como un virus que se propaga por una minoría y termina por ser adoptado por la mayoría.

Es cierto que al referirnos a un corte tan transgresor y atrevido es probable que no acabe de calar entre muchos jóvenes aficionados al fútbol pero las formas y dibujos que se realizan sobre el cuero cabelludo con el mismo pelo generando una diferencia con la cantidad de cabello entre una zona y otra de la cabeza para así trazar formas está más de moda que nunca y Arturo Vidal es un buen ejemplo de ello. Es difícil describir con exactitud el look del chileno: cráneo rapado en tres velocidades, es decir, al cero de las orejas hasta la mitad de la cabeza, luego un corte al uno y rematado con una cresta jalonada con dos marcadas líneas a ambos lados.


Habrá que ver qué futbolistas marcan tendencia en la Liga Española este año. Hoy en día, gracias a las redes sociales, su impacto y difusión es mucho mayor. Sea como sea, sí podemos decir que la cresta ha vuelto a la Liga.












Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com